Huella de Carbono

La huella de carbono permite cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero que son liberados a la atmósfera como consecuencia de una actividad determinada, bien sea la actividad necesaria para la fabricación de un producto, para la prestación de un servicio, o para el funcionamiento de una organización.

El análisis de Huella de Carbono proporciona como resultado un dato que puede ser utilizado como indicador ambiental global de la actividad que desarrolla la organización. La huella de carbono es por tanto un punto de referencia básico para el inicio de actuaciones de reducción de consumo de energía.

Hoy en día, ya se perfila como un elemento diferenciador de las organizaciones que deciden comprometerse con el medio ambiente y apuestan por el desarrollo de una actividad sostenible.

La entidad que calcula su huella de carbono, además de contribuir a la lucha contra el cambio climático, tiene las siguientes ventajas:

  • Identificación de oportunidades de reducción de emisiones de GEI. La mayor parte de  ellas se derivarán de la reducción de consumos  energéticos y por tanto se obtendrán ahorros económicos.
  • Formar parte de esquemas voluntarios nacionales (Registro de Huella de Carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono),  regionales  o privados.
  • Mejorar la reputación corporativa y el posicionamiento de la empresa. Obtención de reconocimiento externo por el hecho de realizar acciones voluntarias tempranas de reducción de emisiones.
  • Identificar nuevas oportunidades de negocio: atraer inversores y clientes sensibilizados con el cambio climático y el medio ambiente.

Cneutral calcula la huella de carbono de su organización según el estándar más apropiado (UNE-EN ISO 14064, GHG Protocol) , y ayuda a realizar la inscripción en el Registro de Huella de Carbono, lo que permite el uso del sello del Ministerio y así dejar constancia del compromiso de la organización en la lucha contra el cambio climático.